Cuarenta años de graduación

La pereza y la desidia provocan en muchas personas la no realización de diversas actividades, muchas de ellas de cierta importancia, pero en momentos de galvana cualquier esfuerzo resulta insoportable. Yo sé de alguno que por vagancia no se ha llegado a hacer su macoca diaria. Esa misma pereza ha causado que hasta este instante un servidor no se haya puesto a hablar sobre un suceso acontecido hace un par de semanas.

Resulta que hace unos días que se cumplieron cuarenta años del estreno del film “El Graduado”, una película que contribuyó en gran manera a un cambio en ciertos modos cinematográficos de la época. Hasta ese momento, las comedias que facturaba Hollywood eran los inefables productos del maricón de Rock Hudson y la repipi de Doris Day, vamos para cortarse las venas. Lo que sucedía en el mundo entonces se alejaba de ese modelo. Los Rolling Stones, Bob Dylan o los Beatles venían a cambiar el panorama musical. La guerra de Vietnam mandaba a muchos estadounidenses al matadero. Los nacidos en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial estaban iniciándose en la contracultura. Valores como el amor libre y el pacifismo comenzaban a hacer furor. La “nouvelle vague” estaba cambiando los cimientos del cine mundial. En ese contexto nació “El Graduado”.

Antes de su salto a la gran pantalla la historia de “El Graduado” salió en letra impresa. El joven Charles Webb publicó una novela en la que contaba una historia que por lo visto tenía tintes autobiográficos. Los productores de Hollywood no tardaron en interesarse por la historia para la pertinente adaptación: La trama versaba sobre un chico recién salido de la universidad que se ve presa de la incertidumbre tan propia de esas edades. Entonces aparecerá en su vida la señora Robinson, una cuarentona alcohólica y aburrida de su matrimonio. Esa desorientación vital de ambos será el principal nexo de unión para el inicio de una relación. No obstante, la mediocridad lo acabará inundando todo y el protagonista tratará de continuar su huida hacia adelante con la hija de la señora Robinson.

En el momento de llevar el libro a la gran pantalla se planteó un problema. En la novela, el protagonista era de una familia de blancos protestantes. Por ese motivo le ofrecieron el papel a Robert Redford, que ya empezaba a hacerse un nombre por aquel entonces. Pero el director elegido, el americano de origen alemán Mike Nichols, no lo acababa de ver. Es famosa la anécdota que sucedió cuando Nichols le preguntó a Redford sobre si alguna vez había tenido problemas para conseguir a alguna chica. Redford le dijo que no sabía lo que él entendía por problemas. El director supo entonces que no estaba ante un tipo creíble como perdedor.

Fue entonces cuando apareció Dustin Hoffman, un actor que estaba empezando en el cine tras unos años en el teatro y que venía de compartir piso con futuros intérpretes como Gene Hackman y Robert Duvall. A todos les pareció que daba la talla para el personaje y se adjudicó el papel, el resto es historia.

Para un servidor “El Graduado” es una de sus películas de cabecera. Me identifico una barbaridad con ese Benjamin Braddock aburrido de la vida y que a través de la señora Robinson y su hija tratará de encontrar un sentido, sin mucho éxito. Esa sensación de desazón y de insatisfacción constante me es familiar. En ese sentido, el final de la película me parece excelente y representa muy bien esa insatisfactoria huida hacia adelante. Lo curioso del caso es que fue a través de un capítulo de “Los Simpson” como ví el final por primera vez, luego comprobé que se trataba de un homenaje. La cantidad de homenajes que he descubierto a posteriori de este modo.

En definitiva, que aquellos que no hayan visto el filme ya tardan en hacerlo, que esta es una peli de las que se siguen manteniendo tan vivas como el primer día. La desaparecida Anne Bancroft, que por entonces sólo tenía seis años más que Hoffman, está la mar de trempante y las canciones de Simon & Garfunkel le vienen como un guante a la trama. Entre esta y “Bonnie & Clyde”, otra gran película de 1967, vinieron a iniciar una reforma en el agarrotado panorama hollywoodiense de entonces, cuyos ídolos de la época dorada estaban en plena decadencia. Larga vida a “El Graduado”, señores.

PD: Por cierto, siguiendo con el tema cine, yo soy de los que piensan qué habrá sido de ciertos actores de reparto que salen en muchas películas sin apenas decir ninguna frase. O en esos intérpretes de cine europeo que aparecen en producciones desconocidas, a qué se dedican después de algún éxito fugaz. Por ejemplo, el otro día pensaba en “Fucking Amal”, una película sueca de hace unos años por la que tengo un especial aprecio. Me dio por indagar que fue de las muchachas protagonistas del filme, que mucho cine sueco no se deja ver por estos lares. Esta se distribuyó por ser la peli más taquillera del año en su país, superando incluso a “Titanic”, están locos estos nórdicos.

Pues bien, buscando por ahí me he encontrado con que una de ellas dejó la actuación y ahora se dedica a la pediatría y tiene dos churumbeles, mientras que la otra sigue en el ramo tras un intervalo para terminar sus estudios y es una de las actrices más populares de su país. No he podido dejar de sentir una extraña sensación de melancolía al saberlo, que vueltas da la vida, pardiez. Un día estás aquí y el otro allá. Piensas en el momento en que alguien estaba aquí, ese momento perdido que te lleva a la pura nostalgia. Aunque eso ya es tema para otro artículo, por hoy ya es bastante.

Se despide, suyo de ustedes.

4 comentarios to “Cuarenta años de graduación”

  1. laudrey Says:

    Oh oh, qué milagro ha ocurrido para que usted considere postear en mi blog, oh oh

    Sigue en mi lista de wannasees ésta, una de tus pelis favoritas🙂

  2. laudrey Says:

    Qué diferente leerlo ahora después de ver la peli. Así que Brancoft no era tan mayor o Hoffman tan joven. ¿Cuántos años tenía él en realidad?

  3. laudrey Says:

    Ah, por cierto, de agosto nada. Ya me ha costado encontrarlo.

  4. laudrey Says:

    Y gracias por regalarme la peli, por cierto :):):)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: