De cómo Ben Affleck se pasó al otro lado en buena hora

Allá por 1990, Sofía Coppola, hija del gran Francis Ford, interpretó uno de los personajes principales de la tercera parte de “El Padrino”. La crítica y el público atacaron con saña su trabajo, achacando el enchufismo que le había dado el papel y su falta de aptitudes con el método Stanislavsky. La hijísma aprendió la lección y no volvió a salir en una sola película como actriz. Se dedicó a dirigir y tras unos cortometrajes hizo su debut con “Las vírgenes suicidas” que ya suscitó mejores opiniones. Después han venido “Lost  in Translation” y “María Antonieta” (mi preferida) que la han catapultado como uno de los iconos de los putos indies.

Pero este artículo no va dedicado a la dientuda hija del señor Coppola, sino a alguien que parece haber seguido sus pasos, aunque le haya costado más tiempo darse cuenta. Estoy hablando de Ben Affleck, actor al que hemos visto demostrar sus escasas cualidades para la actuación en películas como “Pearl Harbor”, “Armaggedon” o “Paycheck”, por citar algunas de sus performances más destacables. Este señor salió a la palestra hace cosa de una década cuando escribió y protagonizó con Matt Damon “El indomable Will Hunting” (con el imbécil de Gus Van Sant poniendo el cazo para seguir haciendo mierda con pretensiones), que les valió un Oscar al mejor guión y el salto a la fama. Affleck había debutado en el cine poco antes de la mano de Kevin Smith (el que mejor partido le ha sabido sacar) en “Mallrats” y “Persiguiendo a Amy”, pero aquí ya empezó a labrarse un nombre. Después ya vendría “Armaggedon” y el subsiguiente salto a la fama, convirtiéndose en ídolo fugaz para algunas jovencitas y en idiota con pintas para otros.

Las carreras de Damon y Affleck irían por caminos diferentes, siendo Damon el que más reconocimiento tendría de los dos, aunque sin grandes alardes. De cualquier modo, viendo muchas de las películas en las que figuraban ambos los había que ya se planteaban si el guión oscarizado se lo habría escrito un primo (que diría el gran Pumares). La vida sentimental de Affleck también daba que hablar, tras sus fallidas relaciones con Gwyneth Paltrow y la ejecutable Jennifer López, amén de un sinfín de aventuras puteriles, según dicen las malas lenguas. Había quien decía que la carrera de Affleck estaba muerta, que su tiempo había pasado, pero se ve que éste tenía mucho que decir.

En el año 2006, apareció en la mediocre “Hollywoodland” interpretando a Goerge Reeves, el actor que interpretó a Superman en una serie en los años 50 y que falleció en extrañas circunstancias. Su actuación no me pareció nada del otro jueves, pero le valió un premio en Venecia y una suerte de reivindicación personal. En lo íntimo, había pasado a liarse con la forzuda Jennifer Garner (de la serie “Alias”) y a tener descendencia. Todo parecía indicar que comenzaba una nueva etapa.

Fue entonces cuando surgió la oportunidad de llevar a la gran pantalla la novela “Adiós, pequeña, adiós”, de Dennis Lehane (autor de “Mystic River”, magnífico relato que supera si cabe a la estupenda película de Clint Eastwood). Según ha comentado el actor, desde que la leyó hace varios años tenía ganas de que se llevara a la gran pantalla, así que cuando tuvo la oportunidad de hacerlo en la silla de director no se lo pensó dos veces. Descartada la opción de protagonizar el filme, le hizo esa proposición a su hermano pequeño, Casey. A este último le hemos podido ver en “Ocean´s eleven” como uno de los compinches de George Clooney y actualmente está también en cartel con “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, dando la réplica a Brad Pitt. Pero vayamos por partes.

 morgan_freeman4.jpg

La trama de “Adiós, pequeña, adiós” cuenta la historia de la desaparición de una niña de pocos años, hija de una residente de un suburbio de Boston. A partir de ahí se pondrá en marcha la maquinaria para encontrarla, con policías y detectives varios tratando de hallar su paradero, descubriendo las entrañas y la cara menos amable de esa sociedad. Casey Affleck interpreta con solvencia al detective privado que investiga con su pareja sentimental y que aún cree en la rectitud y la justicia. También aparecen Morgan Freeman y Ed Harris (éste tocado con un bisoñé), que cumplen como casi siempre es costumbre en ellos.

La película es bastante recomendable, con una estupenda primera mitad, que retrata muy bien a la basura blanca de aquellas latitudes. Hacia la mitad, la cosa se vuelve un poco cansina, pues la trama parece no avanzar a ningún lado, pero afortunadamente la cosa remonta en su excelente tramo final, que es de los que dan que hablar. Hasta dónde está el límite entre la justicia y lo deseable, o qué es lo justo para cada uno son algunas de las incógnitas que se deslizan. Affleck demuestra que sabe dirigir con sobriedad y dotando de ritmo a la acción, sin caer en los subrayados innecesarios y deja un sabor de boca bastante bueno.

gonebabygone.gif

Así pues, a menos que la peli se la haya hecho un primo, se pueden esperar cosas interesantes del Affleck director. Cierto es que Lehane pinta como buen punto de partida y aunque no estamos ante “Mystic River”, nos hallamos ante un producto apreciable. Así que ya saben, si les interesa el caso de la niña desaparecida, vayan a verla.

PD: Uno de los incondicionales de este blog quiso convencerme de que el film estaba hecho a raíz del cacareado caso de Madeleine Mc Cann, pero yo discrepo totalmente. La historia se basa en un material publicado hace años y el rodaje debió de llevarse a cabo hace varios meses, mucho antes  de que el caso éste saltase a la luz, que creo que lo hizo en el último verano. Como diría aquel, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia o la realidad supera a la ficción. Los falsos de los ingleses ya se han apresurado a retrasar su estreno para evitar conmociones, como ya hicieron en su momento con “La naranja mecánica” (aunque en este caso tardaron 27 años, a ver si hacen lo mismo con esta otra)

Se despide, suyo de ustedes.

2 comentarios to “De cómo Ben Affleck se pasó al otro lado en buena hora”

  1. laudrey Says:

    No sé si me sorprende más que la película esté basada en un libro de semejante talento y no en el caso Maddie, que Affleck tenga un hermano que actúa bien o que él mismo sepa dirigir. Claro que lo sé, ésto último se lleva la palma.

    Estupefacta hállome :O:O:O

  2. lasaga Says:

    Pos no se, habrá que ver si es tan buena como comentan.
    Y su debut no fue con Smith, pero es posible que fuera quien le empujó con el éxito de su peli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: