Una vida delante de la cámara

Tras unos meses de inactividad, vuelvo a retomar la marcha en este blog que últimamente tenía dejado de la mano de Dios, ya fuera por pura galvana o por necesidad de tomar otros caminos expresivos. Pero todo lo que tiene un principio tiene un final, así que es hora de volver a este humilde recoveco para contarles cosas. Más de una vez pensé que las visitas aquí brillaban por su ausencia y me he encontrado con que ha habido días de veintitantas visitas durante este período de barbecho. Con todo ello, vamos allá.

Muchos de los chavales que han sido niños prodigio han terminado con el paso de los años como el rosario de la aurora por no saber asumir y adaptarse a su nuevo rol. Ahí están los casos de Macaulay Culkin, Joselito o Haley Joel Osment y sus problemas personales para confirmarlo. Sin embargo, a veces se producen casos felices y ahí está Jennifer Connelly para demostrarlo.

Creció en el barrio de Brooklyn, en la ciudad de Nueva York. A los diez años, unos amigos de la familia sugirieron a sus padres enviarla a una selección de modelos infantiles. Fue así como Connelly inició una carrera como modelo publicitaria. Pronto comenzó a aparecer en las portadas de revistas y más tarde en anuncios de televisión.

Por aquel entonces fue alternando su actividad como modelo con algún papel en producciones televisivas. Unos años más tarde, en 1984, tuvo su debut en el cine. Un director de casting la presentó al director Sergio Leone, que buscaba una actriz joven que supiera bailar para su película “Érase una vez en América”. A pesar de que Connelly no apareció más que unos minutos en pantalla, fueron suficientes para poner de manifiesto su talento como actriz.

onenoodlesdeb

Durante los 80 intervino en otras producciones de culto como “Phenomena” y “Dentro del laberinto” y según ha confesado después fue una época en la que no se sintió muy cómoda como actriz y quiso dejarlo para siempre. Debió ser una crisis de adolescencia, porque ya hemos visto lo que ha sucedido.

phenomena20argento20pdvd_009

Esta aureola de estrella infantil se vino abajo cuando a principios de los 90 el viejo zorro de Dennis Hopper la dió un papel de alta temperatura en “Labios ardientes”, dirigida por el veterano intérprete. La muchachita ya era mayor de edad y no tuvo reparos en explotar su atractivo físico para gozo de muchos.

hotspot

En esta década, Connelly salió en papeles más o menos secundarios en películas como “Rocketeer”, “Semillas de rencor”, “El secreto de los Abbott” o “Dark City”. En estas ocasiones se explotó más el atractivo físico de la actriz, que sin embargo hacía lo que podía con los roles que le dejaban.

En el año 2000 formó parte de “Requiem por un sueño” y “Pollock”, en sendas actuaciones que dejaron muy buen sabor de boca y a partir de entonces iba a descollar por fin como intérprete. Las grandes producciones dejaron de ser terreno vedado y llegó “Una mente maravillosa”, que le valió su primera nominación al Oscar y su primer gran premio.

oscar8

Desde entonces, Connelly ha figurado en “Hulk”, “Casa de arena y niebla”, “Dark Water”, “Juegos secretos” o “Diamante de sangre”, ofreciendo muy buenos registros.

Por ofrecer algún detalle personal, está casada con el actor Paul Bettany (al que conoció en “Una mente maravillosa”) y tiene un hijo llamado Stellan en homenaje al actor sueco Stellan Skarsgaard (que lo mismo hace cine con Von Trier, que sale en “Mamma Mia”), gran amigo de la pareja.

Ella misma confiesa que no se habla mucho de ella porque nunca llama la atención, ni bebe, ni fuma, ni toma drogas, y confiesa como único vicio morderse las uñas. A veces ha tenido que soportar el rumor de que en su día se hizo una operación de reducción de senos porque le avergonzaba su tamaño. Nunca se ha confirmado este punto, pero si que es verdad que la Connelly de los 90 difiere de la Connelly actual, no sé si porque ahora está más delgada o por ese otro motivo, a saber. Poniéndome frívolo, yo me quedo físicamente con la Connelly de los 90, aunque a cambio ahora se la ve un poco más completa como actriz.

jennifer-connelly6

244_connelly_jennifer_100506

El pasado viernes cumplió 38 años, aunque como lleva tanto tiempo en el ramo se la suele imaginar con más edad. Acaba de estrenar “Ultimatum a la tierra” y en unos meses la veremos como la mujer de Charles Darwin en un biopic que se está rodando del científico evolucionista.

Le deseamos lo mejor a Jennifer Connelly, una mujer que ha sabido adaptarse al paso del tiempo y que siempre ha buscado,en la medida de los posible, las películas con una cierta calidad. Esperamos seguir viendo sus pobladas cejas y su magnética mirada por muchos años más.

Una respuesta to “Una vida delante de la cámara”

  1. lasaga Says:

    A mi es una tia que me gusta bastante, sobre todo en sus primeras pelis donde podría ser una lolita jio jio…
    también los títulos primerizos me parecen mejores que lo que hace ahora, aunque ella se lo curra bastante bien… ale

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: