Mis peripecias con la nieve

Yo tendría unos 10 años cuando fui por vez primera a la nieve. Hasta entonces no la había visto más que en las películas y una vez de muy pequeño recuerdo haberla tocado en el techo de un coche, cuando cayó una buena granizada en mi ciudad natal (aunque no estoy seguro de si fue un sueño o pasó de verdad).

El caso es que subí a una estación de esquí con mi familia y la de un amigo a ver que se cocía por allí. Obviamente, no tenía ni idea de esquiar, pero lo suplí con unas bolsas de basura que usamos a modo de trineo. Después de algunas horas trepando por las cuestas, deslizándonos por la nieve y dándonos golpes a porrillo, llegó la hora de irse. Lo cierto es que aquella primera experiencia fue agridulce, ya que se me metió tanta nieve por la ropa que acabé pillando un buen catarro acompañado de una gastroenteritis no menos interesante.

No sé lo que tardé en volver a subir, pero un día mi madre se empeñó en que debía aprender a esquiar y allá volvimos, esta vez más preparados. Como nunca he sido muy habilidoso para los deportes, los castañazos que me pegué en mi primera experiencia fueron cómicos. En cuanto notaba que cogía velocidad me daba miedo, y como no sabía frenar pues usaba el tradicional método de tirarme a un lado. La de risas que se echarían algunos a mi costa.

alto
Los años fueron pasando y todos los inviernos subíamos a la estación tres o cuatro domingos por temporada. Yo fui progresando algo con los esquíes e hice alguna subida en el telesilla, pero no me atrevía a tirarme por cuestas muy empinadas. La única vez que osé, acabé dándome un buen galletazo por culpa de una calva (un tramo sin nieve) que me costó una pequeña herida en la cabeza por una piedra.

Aquella época se terminó y desde entonces vi poco la nieve. Bien es cierto que me congratulaba de ahorrarme los madrugones del domingo y los cansinos viajes a la estación, con carreteras incómodas y estrecheces en el coche. Alguna vez llegué a desear que no nevara para ahorrarme todo aquello.

imagen20064_2
En mi época universitaria vi la nieve dos o tres veces más, cuando ciertos temporales hicieron estragos y dejaron la zona del campus como si fuera Minnesotta, pero eso era las menos de las veces.

Ayer y hoy he tenido la oportunidad de reencontrarme con la nieve, cuando uno de esos temporales ha provocado que la ciudad en la que ahora vivo sufriera la caída de los copos durante toda la jornada de ayer. Los 8 grados bajo cero han ayudado a que cuaje y un manto blanco cubría hoy la ciudad, aunque parece que la climatología se va a moderar y la cosa no va a durar mucho.

100_0203
De todos modos, he podido darme el gustazo de tocar la nieve virgen, que es como palpar algodón helado y da una sensación muy curiosa de frío y gustirrinín (y el sonido rugoso que hace cuando la pisas también me agrada).

100_0182
Aquí les dejo alguna de las instantáneas que ha dejado este temporal, que ha vuelto a poner la estampa navideña en la urbe cuando las Pascuas acaban de finalizar. Ahí estaban los más pequeños tirándose bolas y haciendo muñecos con su bufanda y su sombrero, pasándoselo en grande. Por aquello de ser de una zona no muy acostumbrada a este elemento, la nieve siempre me ha llamado la atención. Imagino que si fuera de algún pueblo de montaña no opinaría lo mismo. Ya ven.

Una respuesta to “Mis peripecias con la nieve”

  1. lasaga Says:

    Eres un julandróin, ya te define de joven el querer que no nieve para estar en la camita y no madrugar… eso es bueno o malo???

    no sabia yo que tu habias esquiao, que fuerte…

    ahora queda hacerte de una moza para tiraros bolas de nieve y luego lluvia de nieve en la cama, you know

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: