Roman, por Polanski IV

Me pongo otra vez al teclado para continuar mi semblanza sobre la vida, obra y milagros del director polaco Roman Polanski. En la anterior entrega me detenía en la recuperación de la vida familiar del cineasta tras conocer a Emmanuelle Seigner en “Frenético” y convertirla en su tercera mujer. Con todo ello, parecía que por fin había superado el trauma del asesinato de Sharon Tate veinte años atrás y estaba dispuesto a comprometerse tras varias aventuras con jovencitas.

46m

El caso es que Seigner se convirtió también en su nueva musa y en 1992 protagonizó “Lunas de hiel”, su retorno a un cine más personal y retorcido. La trama consta de una pareja (Hugh Grant y Kristin Scott-Thomas) que disfruta de su séptimo aniversario de boda con un crucero por el mar. A bordo ambos se encuentran con una mujer (Emmanuelle Seigner) que parece encontrarse indispuesta, y la llevan a su camarote, donde conocerán a su marido (Peter Coyote) que está impedido en una silla de ruedas. El marido se da cuenta del interés del personaje de Hugh Grant por su mujer y le propone que intente seducirla. Para ello le relata sus experiencias sexuales con la mujer misteriosa antes de sufrir el accidente que le dejó paralítico.
Basada en una novela de Pascal Bruckner titulada “Lunes de Fiel”, la historia habla de amor, sexo, destrucción y naufragios, contada desde un punto de vista muy oscuro y tétrico, con una acorde música de Vangelis y con mucha amargura. El escritor fracasado coge al incauto Hugh Grant (que por enésima vez hace de atontado con una pericia sospechosa) en el mejor escenario posible, un crucero, para relatarle la historia de su naufragio. Un matrimonio marcado por el vicio y una progresiva sordidez, en la que los sucesivos rituales eróticos se van convirtiendo en insuficientes, hasta que la implicación en el dolor y la decadencia es tan profunda que la destrucción ya ha llegado a su punto máximo.
rageroo-emmanuelle_seigner-bitter_moon-05
Esta es la primera película que vi de Polanski, alquilada en VHS con 14 o 15 años. Estaba en la sección de lo erótico-porno y tuve curiosidad con esa portada en la que una mujer medio desnuda yacía frente a un hombre sentado en un sillón. Luego me encontré con un producto que tenía sus momentos subidos de tono (mi preferido es el de la leche, si lo han visto sabrán a lo que me refiero) y a una Segnier absolutamente trempadora, a la que no se le podía decir no, pero sobre todo una obra muy interesante sobre las relaciones de poder en las parejas y los complicados resortes del amor y la pasión.
lunasdehielmq9
Por aquel entonces, el bueno de Roman se decidió a ser padre y en 1993, con 60 años a sus espaldas, tuvo a Morgane, su primera hija. Definitivamente, Polanski se iba convirtiendo en un hombre familiar.
En 1994 estrenó “La muerte y la doncella” con Sigourney Weaver y Ben Kingsley como protagonistas en una historia de origen teatral sobre el reencuentro de una mujer con el hombre que la torturó años atrás. La cinta se rodó en Galicia y es otra personal de Polanski sobre los oscuros mecanismos del alma humana y fue un éxito moderado tanto comercial como de crítica.
muerte_doncella01
En ese mismo año, recuperó una vez más su faceta actoral para protagonizar con Gerard Depardieu la película “Una pura formalidad”, de Giuseppe Tornatore. En ella interpretaba a un comisario de policía que interrogaba a un sospechoso de un crimen para conocer los detalles del mismo. Lo cierto es que Tornatore se alejó de las características habituales de su cine y aquí quiso hacer un homenaje en toda regla al propio Polanski, con un gran duelo actoral, cada vez más opresivo.
32919
En 1998 nace su segundo hijo y decide regresar a España (un país que es de su agrado, ya que tiene una casa en Mallorca en la que pasa algunas temporadas al año) para adaptar la novela “El club Dumas” de Arturo Pérez Reverte. “La novena puerta” fue el título que se le dio a esta adaptación, que relataba la investigación de un bibliófilo (Johnny Depp) en volúmenes con características demoníacas. La película estaba entretenida pero sabía a poco para lo que podía dar de sí el bueno de Roman y por ello no fue muy bien recibida por la crítica, aunque tuvo una buena carrera comercial.
MSDNIGA EC021
Con todo ello, muchos ya apuntaban a una decadencia en la carrera del director, que a sus 65 años ya parecía haber dado lo mejor de sí mismo y se acercaba a una edad en la que la jubilación parecía llamar a su puerta, pero el tiempo demostró que esto no era así.
Ya iniciado el siglo XXI, Polanski decidió que ya era hora de ajustar cuentas con el pasado y se puso manos a la obra con una obra sobre el Holocausto nazi, contada desde su personal perspectiva. La historia real del pianista polaco Wladislaw Szpilman, que vio como su familia era deportada a un campo de concentración y que logró sobrevivir gracias a la ayuda de un oficial alemán, dio lugar a “El pianista”, una de sus obras cumbres.
piano1
Según contó el propio Polanski se basó principalmente en las memorias de Szpilman para realizar el filme, aunque también aprovechó para meter recuerdos personales de su experiencia en el guetto de Cracovia. Con todo ello, Polanski logra una obra maestra, tratando un tema tan manido y a veces tan sensiblero con un magnífico estoicismo y gran realismo, sin caer en las típicas licencias dramáticas que lastraban “La lista de Schindler”. Llama la atención que alguien que vivió esas experiencias de primera mano no se regocije en el dolor o el morbo a la hora de contar historias de este tipo y lo narre con una absoluta limpieza y una sinceridad que consigue una emoción más fuerte que el dramatismo puro y duro.
2941964243
Así pues, nos encontramos ante una gran película de supervivencia ante el horror que deja un gran sabor de boca, de esas que te hacen sentir mejor cuando las has visto y que te hacen comprender que pese a las dificultades que se nos plantean en la vida no queda otra que tirar hacia delante.
El estreno del filme en el festival de Cannes de 2002 fue todo un éxito, con una proyección que gustó tanto que a su conclusión logró una ovación de 10 minutos por parte de los asistentes. Pese a que estos festivales suelen apostar por el cine minoritario (la película china o iraní de turno) a la hora de dar premios, no tuvieron reparo en concederle una merecida Palma de Oro.
1218962354_0
La película reconcilió a Polanski con los críticos y también tuvo una buena acogida comercial, pero sobre todo le reconcilió con Hollywood, un lugar donde se había llevado más sinsabores que alegrías y de donde había tenido que huir precipitadamente tras su escándalo sexual. La cinta logró seis nomianciones a los Oscar y finalmente se llevó tres, al mejor guión adaptado, al mejor actor para Adrien Brody (que se vino arriba y le soltó un morreo a Halle Berry cuando recogió el galardón) y al mejor director para el propio Polanski, que a la cuarta conseguía el Oscar y con él una suerte de perdón a sus pecados por parte de la Meca del cine. Como no podía ser de otro modo, Polanski no asistió a la ceremonia por la orden de busca y captura que pesaba sobre él, pero aún así se le tributó un merecido aplauso.
5
El propio Polanski, habiendo superado los 70 años, parecía empeñado en recuperar episodios pasados en su vida y algo así sucedió con su siguiente filme. En 2005 estrenó “Oliver Twist”, una nueva adaptación de la novela de Charles Dickens, que narraba la peripecia de un niño inglés del siglo XIX que pasaba por diversos lugares de acogida tratando de encontrar un hogar y en su camino conocía a una serie de personajes. Así pues, se puede ver un paralelismo con las aventuras de Twist y la propia infancia de Polanski, que durante la Segunda Guerra Mundial se tuvo que buscar la vida haciendo de mozo en casas de desconocidos.
oliver-twist-5
La película no está tan lograda como “El pianista”, pero aún así es un buen filme que demuestra la capacidad del polaco para manejarse con habilidad en ambientes de época. A destacar especialmente la interpretación de Ben Kingsley como Faggin, en una de sus particulares sobreactuaciones que aquí le viene de perillas.
gross_184_1_650
En 2007, Polanski preparaba “Pompeya” una película que quería relatar los hechos que tuvieron lugar en la ciudad romana que cayó sepultada por la lava del volcán Vesubio. El caso es que este ambicioso proyecto no debía tener grandes batallas ni amoríos ridículos y por ello nunca llegó a encontrar la financiación necesaria.
Para no perder la forma, Roman participó en el proyecto global “Chacun son cinema”, en el que varios directores de renombre ofrecían en diversos cortos su particular forma de ver el cine.  De este modo se juntaron en el mismo barco gente como David Lynch, David Cronenberg, Gus van Sant, Lars von Trier, Takeshi Kitano, Abbas Kiarostami, los hermanos Coen o Wim Wenders, entre muchos otros. En 2007, Polanski tampoco pudo resisitirse a ganar unos dólares con su vertiente más bizarra y apareció en “Hora Punta 3”, en la que interpretaba a un estrafalario policía parisino.
FRANCE/
De cualquier modo, a sus 75 años, Polanski sigue estando hecho un chaval y ya se encuentra trabajando en su próximo largometraje. En febrero empezó en Berlín el rodaje de “The Ghost”, del que poco se sabe de momento y que está protagonizado por actores como Ewan Mc Gregor, Pierce Brosnan o Tom Wilkinson. Veremos a ver que nos depara. En los últimos meses también se ha dedicado a rodar un falso spot publicitario para un artista amigo, el italiano Francesco Vezzoli, con la intención de, entre otras cosas, mostrar cómo se genera el deseo, de crear un producto que define el momento actual, imitando y jugando con las mismas herramientas de las grandes campañas de publicidad. El falso anuncio trata sobre el perfume “Greed” y está protagonizado por Natalie Portman y Michelle Williams, en lo que es una curiosidad que trata con bastante ironía los típicos anuncios de fragancias. Aquí les dejo un enlace por si quieren verlo.
greed
http://www.youtube.com/watch?v=VjpFLBbOpxg
Y con esta llegada al presente concluyo esta narración de la vida, obra y milagros del director polaco, un hombre que como han comprobado en estas entregas ha tenido una existencia de lo más novelesca y que aún así ha sabido llegar a la madurez en perfecto estado. Con lo que gustan en Hollywood de hacer biopics de personajes varios, ya están tardando en afrontar uno sobre Polanski, que incluso lo podría protagonizar el mismo (tiñéndose el pelo y con algún retoque sería él mismo de joven, que apenas se ha estropeado con los años). Espero que hayan disfrutado de la lectura tanto como yo escribiendo estas líneas y si no conocen la obra del bueno de Roman ya están tardando en ponerse a ello, que a buen seguro descubrirán unas cuantas películas de lo más recomendable.
polanski1
Se despide, suyo de ustedes.

2 comentarios to “Roman, por Polanski IV”

  1. laudrey Says:

    Me mando el spot para verlo en casa con audio. De eso sí que no tenía ni idea😐

  2. lasaga Says:

    Pues yo pensaba que lunas de hiel no te gustaba nada… bueno monográfico macho, aver si haces mas cosas asín

    curioso el anuncio ese con esas dos chavalas que habrán sido motivo de más de una dedicada del salido director

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: