Impresiones de un viaje a Venecia

Durante estos últimos días, un servidor ha tenido la ocasión de efectuar uno de sus tradicionales viajes de Semana Santa con la familia. Este hábito dio comienzo cuando tenía unos 10 u 11 años y viajé con mis padres y mi hermano hasta la pintoresca localidad de Benidorm para visitar a mis abuelos, que pasaban allí los primeros meses del año. De aquella época el recuerdo más vivaz que tengo es el de la primera vez que ví los campos de Castilla, esas extensiones de tierra yerma que miran al infinito (algo que me chocaba mucho al provenir de una región montañosa y de gran verdor). Cuando mi abuela falleció, la visita obligada a Benidorm pasó también a mejor vida y los destinos empezaron a diversificarse. De este modo, en 2001 pisé por primera vez suelo extranjero en un viaje a Burdeos y Biarritz y a partir de ahí vendrían muchos más fuera de España (y los que me quedan, si Dios quiere). Pero hoy les quiero hablar del que acabo de efectuar a la ilustre Venecia.

venecia

La ciudad de los canales es la capital de la región italiana de Véneto y está situada sobre un conjunto de islas que se extiende en una laguna pantanosa en el mar Adriático, entre las desembocaduras de los ríos Po y Piave, en el nordeste del país. Tierra natal de personajes variopintos como el explorador Marco Polo, el donjuán Giacomo Casanova, el compositor musical Antonio Vivaldi o el bizarro actor Terence Hill, esta ciudad está compuesta por 120 pequeñas islas unidas entre sí por unos 400 puentes.

veneciar

El primer día llegamos en avión procedentes de Madrid cuando ya había caído la noche y la niebla había hecho acto de presencia. El hotel se encontraba en el pequeño pueblecito de Favaro, a mitad de camino entre el aeródromo y la ciudad veneciana y teniendo en cuenta las horas que eran y la nebulosa que cubría el ambiente, decidimos descansar del trayecto y ya habría tiempo al día siguiente de recorrer lo que hubiera que recorrer.

Al día siguiente, tras haber compartido una noche pespunteada con los ronquidos de mi padre (que yo neutralizaba con vigorosas palmadas), cogimos el autobús y nos dirigimos a Venecia. El trayecto duraba una media hora y recorría los pueblos vecinos de Mestre y Marghera antes de arribar a la ciudad de los canales. Lo más destacable de ese viaje fue encontrarme con que los billetes se traen comprados de fuera y se validan en una maquinita en la puerta trasera, con lo que podías colarte fácilmente y eso es lo que hicimos. También recuerdo que en una de las paradas se subió una chica rubia muy bonita que llevaba el pelo recogido en un moño y que dio lugar a diversas ensoñaciones para hacer el viaje más ameno.

Poco antes de llegar cruzamos el Puente de la Libertad, que une Venecia con la tierra firme y que ofrece un bonito paisaje de agua rodeando a la carretera. Finalmente el autobús arribó a la ciudad, a cuya entrada nos dejó, más concretamente en la Piazzale Roma. Como soy un firme creyente de que la mejor manera de conocer las ciudades es pateando sus calles de cabo a rabo, nos pusimos manos a la obra y empezamos a adentrarnos por las angostas vías venecianas. No hace falta que les diga que a cada poco íbamos sorteando puentecillos que unían una calle con otra y así vislumbrábamos los diversos canales que serpenteaban la localidad.  A cada poco, mi madre y mi hermano se paraban en las numerosas tiendas y mercadillos para ver ropa y souvenirs de diverso pelaje (como las famosas máscaras del carnaval de Venecia) y ralentizaban un poco el paso constante que a mi me hubiera gustado mantener.

location1_b

Tras pasar por el Puente del Rialto (el más antiguo de Venecia y que ofrece una magnífica vista sobre el Gran Canal de la ciudad) llegamos a la Plaza San Marcos, en la que es una vista de bastante impresión puesto que se viene de calles estrechas y de repente te encuentras con una extensión rodeada de grandes monumentos. Allí estaba la catedral de San Marcos, el palacio Ducal, el Campanile con sus 100 metros de altura y la plaza llena de palomas y de cafeterías con banda de música, un bonito espectáculo de esos que te llevan a decir que estas como en una película.

marcos-02

Como había grandes colas para entrar en estos recintos, decidimos seguir hacia adelante y llegamos hasta el mismo borde del mar. Allí hay un largo paseo para deleitarse con muchos edificios de corte clásico y al otro lado se ven bonitas estampas de los islotes circundantes, la verdad es que este fue uno de mis momentos más disfrutados.

29n82ev

Yo tenía ganas de ir a visitar la isla del Lido, famosa por acoger la celebración del Festival de Venecia y ser uno de los destinos turísticos de la antigua aristocracia. En estas cogimos uno de los muchos barcos que por allí se mueven y nos acercamos en apenas media hora de viaje. Una vez allí, comprobé que vivir en el Lido no era apto para todos los bolsillos. Las casas eran todas mansiones más o menos vistosas y los pocos coches que por allí había no eran precisamente Seat 600. El paseo fue de lo más tranquilo y apacible por una zona de marcado carácter residencial y cuyas tiendas tenían unos precios desorbitados (con razón decía Pumares que te dejabas la vida en lo que duraba el Festival).

226425

Con todo ello, llegamos al otro lado de la isla, donde se encontraba la zona de playas y allí se podían ver un montón casetas como en los antiguos baños de ola, sólo faltaba alguien con bañador de una pieza y calabazas atadas a la cintura. Es en esa zona donde se desarrolla la acción de la celebérrima novela de Thomas Mann “Muerte en Venecia” y donde iba a veranear la gente de posibles de la zona. Tanto la forma de las playas como los paisajes que allí se contemplaban me recordaron mucho a mi tierra natal, la fisonomía del paisaje era similar. Además esas barcas que transportaban a la gente por la bahía también me trajeron a la mente unas lanchas de ese tipo que hay en mi terruño para una función parecida. Por allí también se encuentra el palacete donde se celebra la Mostra de Venecia, un edificio de igual corte a los que pueden verse por allí, aunque ahora están reformando la zona y construyendo otra nueva sede, ya veremos como queda.

lidohuts

Con todo esto digo pueden deducir con acierto que a un servidor le gustó mucho la isla del Lido, algo que no fue muy compartido por los miembros del grupo familiar. A mi madre le cansaba tanto paseo y estaba deseando ver más tiendas, mi padre estaba por ahí sin hacer mucho ruido pero sin emocionarse en exceso, ya que el mar también lo tenía en casa y mi hermano estaba más pendiente de ir escuchando reggaeton que de esos placeres para la vista.

venecia289mv

La tarde empezaba a caer, así que volvimos al embarcadero para regresar a Venecia. De este modo, pudimos observar el magnífico anochecer sobre la laguna veneciana y las imperiosas vistas de la ciudad desde el propio barco. Llegó la hora de reponer fuerzas y marchar a las afueras de la ciudad a coger el autobús de vuelta al hotel mientras las estrechas calles de Venecia se llenaban de oscuridad y parecías encontrarte en medio de un oscuro relato gótico con turistas de todos los países.

venecia20de20noche-thumb

Como veo que el relato se está alargando, voy a cerrar aquí por hoy y en pocos días volveré con una nueva entrega de este periplo veneciano con familia de por medio. No se apuren, que no será mucho tiempo.

Se despide, suyo de ustedes.

3 comentarios to “Impresiones de un viaje a Venecia”

  1. lasaga Says:

    Mola, a ver el siguiente

  2. Carlos Rafael Says:

    Lo felicito, muy linda crónica. Soy periodistam he visitado venecia y usted ha hceho un retrato exacto

  3. dahiana rosado Says:

    mira
    venecia es un encanto a mi me encanta ese es mi sueno visitarla algun dia la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: